Conversatorio de libertad religiosa reúne a diversos pueblos originarios del país.

A través de los tiempos la espiritualidad de los pueblos originarios de nuestro país, ha permitido establecer una permanente conexión entre el género humano, la sociedad y el Estado.

Como una invitación a reflexionar en torno a la libertad religiosa de nuestros pueblos y en el marco del ciclo de conversatorios organizados por la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos, se realizó la tercera fecha denominada ¿De qué forma reconoce el Estado la espiritualidad de nuestros pueblos?.

Las primeras palabras de apertura fueron las del director de la Oficina Nacional de Asuntos Religioso Jeremías Medina, quien manifestó “Es importante de generar un punto de encuentro entre nuestra espiritualidad ancestral y la sociedad”. Además prosiguió “como oficina pretendemos rescatar el rol de la libertad religiosa como un derecho humano fundamental”.

Seguidas a sus palabras, la expositora Doctora y profesora de la Universidad San Sebastián Mabel Cantuarias, sostuvo que “El momento actual que vive Chile, permite visibilizar las cosmovisiones de nuestros pueblos originarios, que durante toda la historia han sido un tema soslayado por otros, desde incluso la llegada de los colonos, de ahí la importancia de avanzar en estas temáticas entre el Estado y la espiritualidad de nuestros pueblos”.

Mas tarde Hugo Alcamán, representante del pueblo mapuche, hizo énfasis en torno a la “espiritualidad y religiosidad que ellos han adquirido con los años, que se ejercita de manera distinta en cada lugar, según la realidad natural de los territorios, agregando además que el Estado ha propiciado de alguna manera este trabajo, pero que aún queda mucho por hacer”.

La última en exponer fue Ximena García de la comunidad Aymara, quien destacó “La mirada de mi cultura es súper particular, ya que es una zona muy evangelizada, se practican los ritos ancestrales de libre expresión por parte de la juventud y los ancianos, pero la iglesia evangélica hoy hace un trabajo en cada una de las comunas altiplánicas, se ha realizado de algún modo una reformulación de cómo vivir la espiritualidad y la religión en esta zona y eso es súper interesante de observar, sobre todo mirando al futuro.

Para finalizar, los invitados recibieron preguntas del público conectado a las diversas plataformas web, quienes además destacaron la iniciativa de la ONAR.