La Oficina Nacional de Asuntos Religiosos conmemora la Ley 19.638 con exitoso Seminario denominado “Pasado, Presente y Futuro de la Libertad Religiosa en Chile a 22 años de la publicación de la Ley de Culto”.

Con el objetivo de realizar una revisión de los principales aportes que ha tenido la publicación de esta ley en las comunidades religiosas de nuestro país y con una numerosa audiencia, se celebró el seminario Pasado Presente y Futuro de la Libertad Religiosa en Chile a 22 de la publicación de la Ley de Culto. En el contexto de la redacción de una nueva Constitución para Chile, poder conversar sobre el presente y los principales desafíos socioculturales y jurídicos que enfrenta la libertad religiosa en la actualidad.

Las palabras de apertura, estuvieron a cargo del Director de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos Jeremias Medina, durante su discurso enfatizó “Estamos de fiesta, por primera vez desde que se publicó la Ley de Culto, haciendo una conmemoración y como oficina queremos tomarnos de esta conmemoración y espero que quienes sigan en esta oficina continúen esta tradición” continuó “Estamos convencidos que las organizaciones religiosas le hacen muy bien a Chile”.

El evento se dividió en dos paneles de conversación, el primero académico compuesto por la Profesora Ana María Celis y el Doctor Pier Pigozzi quienes se encargaron de abordar la temática desde una perspectiva jurídica, institucional y política. Celis, la primera en intervenir indicó “Considero que esta instancia es fantástica, y nos hace reflexionar sobre esta ley, vale la pena que esta se haya hecho, pero sin duda a tantos años de haberse realizado, creo que nos falta un conocimiento mayor ya no de percepciones  de grupos aislados,  sino que un trabajo y una reflexión seria en uno no homogenizar  la propiedad del registro a todas la entidades religiosas y con eso me refiero a que con tanta fragmentación hay que aumentar la especificidad de cada una de ellas”.

Por su parte, el doctor Pigozzi destacó que, “Desde la perspectiva del Ecuador y de lo vivido en 2008, desgraciadamente nosotros hemos entendido que el Estado laico significa que no existe espacio para ninguna consideración, sobre cómo pueden afectar ciertas políticas públicas, y de este modo por ejemplo no se pueden poner en la palestra consideraciones, sobre la fe y la religiosidad puesto que inmediatamente se utiliza esta respuesta de Estado laico y se silencia todo esto.” Sobre lo mismo agregó “Este Seminario me hizo pensar que es grandioso que Chile tenga una posición oficial de respaldo a la religión y esa es una forma diferente de entender el Estado laico y eso es habría que plasmarlo en la convención constituyente, para asegurar que esto siga siendo una materia resguardada en el país”.

El segundo panel contó con la participación de destacados líderes religiosos de las comunidades más representativas de nuestro país, tales como, Monseñor Juan Ignacio González Obispo de la Diócesis de San Bernardo  quien reflexionó “Ha sido un momento humanamente interesante, todas las confesiones religiosas pensando en cómo salvaguardar un elemento esencial de la vida democrática de un país, que es la consideración del factor religioso como un factor del bien común de una nación y en muchos países se ha ido exiliando a Dios como nos lo dijo hoy el Rabino Samuel y nos lo ha dicho el papa a cada uno de nosotros. Acá lo que queremos hacer según cada una de las confesiones representadas es que el señor ocupe su lugar y ese lugar alumbra toda la vida de una nación, la familia la política incluso la economía etc.”

A su vez, otro de los integrantes del panel religioso, el rabino Samuel Szteinhendler, presidente de la Confraternidad Judeo Cristiana de Chile agregó “Todas estas instancias en el tiempo en que vivimos son trascendentes, puesto que significan reafirmar un valor que el Estado reconoce y legitima, como la igualdad ante la Ley de la expresión de culto, y con ello la libertad de este y para nosotros como comunidad judía es algo muy importante, no solo conmemorarlo sino recordarlo y reafirmarlo.”

También participaron por la Iglesia Adventista de Séptimo Día, Jaime Caballero abogado general de misión el que manifestó “Es muy importante recordar anualmente la existencia de una ley que nos permite desarrollar nuestro pensamiento, finalmente la libertad religiosa es la libertad, de pensar creer y respetar lo que otro cree”. Esto genera una base desafiante para todos en el futuro, hay que ir por más, pedir más y eso significa tener más responsabilidad y tener instituciones más disciplinadas y estrictas, de ahí lo importante de robustecer esta ley, que se transformará en riqueza para toda la sociedad”.

Finalmente, la Comunidad Islámica estuvo representada por Mohamed Rumie, Vocero Mezquita As-Salam concluyó “Como comunidad musulmana creemos en la libre práctica de cualquier confesión religiosa, por ello creemos que la Ley de Culto, lo que hace es normar esta práctica, permitiendo la libertad de expresión de tipo religiosa, de ahí la importancia de esta ley para que todo aquel que crea o piense distinto pueda hacerlo con toda libertad”.