ONAR es invitada por comunidad islámica a la celebración de la fiesta del sacrificio

La celebración se realizó en la Mezquita As Salam

El Eid al-Adha o la fiesta del sacrificio es como se llama la segunda celebración más importante del mundo musulmán, que recuerda una gran lección espiritual. Esta fiesta celebra la rendición del ser humano ante la voluntad de Dios y como cada año fue realizada en nuestro país por la comunidad musulmana, quienes manifestaron su interés de seguir estrechando lazos con el Estado y sus gobernantes.

Durante el encuentro, el encargado de la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos (ONAR) Javier Castro manifestó “Fuimos invitados por don Mohammed Rumié a la celebración de la fiesta del sacrificio, y con gusto vinimos a entregar nuestros saludos y respetos a la comunidad musulmana que tiene arraigo en nuestro país por más de cien años. Nuestra labor como Oficina de Asuntos Religiosos, es por mandato del gobierno del Presidente Sebastián Piñera, facilitar los canales gubernamentales para el libre ejercicio del culto y la libertad religiosa en Chile, entre ellos se encuentra la labor de la comunidad musulmana chilena.”

Antecedentes históricos

El Eid al-Adha coincide con el décimo día del duodécimo mes del calendario lunar islámico. Conmemora en especial, la rendición del profeta Abraham ante Dios. En este día, Abraham se dispone a sacrificar a su amado hijo Ismael, por orden de Dios. Para hacerlo, lo lleva a un lugar conocido como Mina, en el actual Arabia Saudí.

Sin embargo, en el momento en que pone el cuchillo en la garganta de su hijo, Dios lo impide y le da un cordero para que se lo ofrende. Así, Abraham supera la prueba de lealtad.

El Eid al-Ahda también marca el final de la gran peregrinación a La Meca, llamada Hach. En este día, los peregrinos se reúnen en el valle de Mina y están obligados a sacrificar un camello, una vaca o una oveja. El objetivo es que cada musulmán se ponga en la situación de Abraham y exprese su lealtad y fe en Dios.

En la celebración, estuvieron presente los representantes del Centro Islámico de Chile, destacando a don Mohammed Rumié, y de HASENE International, una fundación musulmana con sede en Alemania en colaboración con la Liga Islámica Internacional de la Juventud.